EN EL JUEGO DE LA VIDA, TU ACTITUD TE DEFINE



La actitud es la que hace la diferencia ante todas las circunstancias de la vida.
El exigirte más a ti mismo, luchar por lo que quieres, trabajar en pos de lograr los objetivos propuestos, porque si  no luchas por lo que tu quieres, nadie lo va a hacer en tu lugar, las cosas buenas no van a caer del cielo, hay que trabajarlas y ganarlas. Nada es gratuito.

Tu actitud es importante para triunfar, inténtalo siempre. Saca tu guerrero interior. No te rindas aunque todo en tu entorno sea adverso, sigue creyendo en ti y en la fuerza de tu corazón, continúa, resiste en la batalla con coraje y valentía.

Recomienza cuantas veces sea necesario.  Aprende a Lidiar con el enojo ante los resultados adversos.
 Es importante conservar la templanza, paciencia, ecuanimidad, constancia, entre otras virtudes.  No bajes la guardia, día a día ve sembrando, colocando tu granito de arena.

¿No será que obtenemos justo lo que tenemos debido a nuestra pasividad y actitud ante las circunstancias y retos que tenemos que afrontar? Con pasividad difícilmente vamos a lograr lo propuesto. Si desde el inicio nos rendimos, todo está perdido.

Concéntrate sin dispersar tu energía y fuerza en todas las direcciones, enfócate en tu objetivo  sin escatimar esfuerzos en aras de alcanzarlo.

Controla tus emociones. En el momento decisivo razona tus decisiones y actuaciones. Conserva la calma, no apresures el final, sigue intentándolo, aunque  pierdas mil batallas.
No culpes a los demás por los resultados obtenidos, todos ellos son maestros que te obligan a exigirte  y a superarte  a ti mismo.

Asume las consecuencias de tus actos por vergonzosos que estos sean con con valentía y dignidad.
 Acepta tus fallos, aprende de tus fracasos y  errores, evalúa como puedes mejorar.
Juega siempre con transparencia, sinceridad, honestidad, y lealtad.

No importa lo que los demás digan y crean de ti. Importa lo que  digas y creas de ti mismo.
Si te crees un perdedor, eso serás. Esfuérzate, inténtalo nuevamente, enfrenta los retos con decisión, tenacidad y arrojo, porque es en los momento difíciles en que nuestro corazón aguerrido se manifiesta. No te rindas nunca, trabaja con ahínco por lo que quieres, se constante en tu labor, y todo el universo se rendirá a tus pies. Al final obtendrás lo que siempre has querido.

Disfruta cada etapa de tu juego, vívelo intensamente, sin importar el resultado, siempre aprenderás lecciones invaluables que de otra forma no hubieras podido asimilar. Poco a poco iras moldeando  y puliendo tus debilidades, potenciando tus fortalezas.

El resultado no es lo importante, sino lo que  se aprendió y como se vivió  el proceso.
Estudia a tu adversario, improvisa sobre la marcha, cambia de estrategias, no te ciñas a un plan fijo, los eventos son cambiantes e imprevisibles. Prepárate para enfrentar los retos.  Reinvéntate a ti mismo.
Prepara  tu estrategia de juego, conserva la calma, persevera y se constante.

Que tu adversario ofrezca resistencia es también un aprendizaje, que te obliga a superarte a ti mismo  y a exigirte.

Todo lo bueno está dispuesto para ti, sin embargo solo está en ti, y solo tú, tienes el poder de atraerlo y aceptarlo en tu vida , o dejarlo pasar. Eres tú, el artífice de tu propio destino.
Cree y apuesta por ti, la persona más importante del universo.  Tú eres  tu carta más valiosa.

Autora:
Lucía Uozumi

(Derechos reservados)