AQUELLOS OJOS VERDES


Le conocí en una bella tarde al final del verano,
en un lugar especial, rodeado de catedrales...
de historia, romance, estrellas y mar...
de parques, sonrisas suaves... de flores...
de mazanas que él cosechaba...
de su furgoneta...
y su bello mundo interior...

Sus lindos ojos me atraparon,
profundos, dulces, limpios..
tiernos, risueños...
Luego...no pude ser yo...
olvidando la noción del tiempo...
de todo, de mí...

Buscaba en mí, la magia de la que yo carecía,
sin percatarse que solo él la poseía...
al no encontrarla, lo decepcioné...

Sin salir de mi asombro...
Intentaba que no fuera evidente
la fascinación que me provocaba,
Deseando reflejarme en su mirada...
y vivir en su infinito mar.

Me perdí en sus ojos...
Los más verdes, hermosos...

Inconsciente de lo que en mi provocaba,
llevándose mi alma en cada mirada...
Quise ser parte de sus flores, de su esencia, de su mar...
y bailar su lenta, suave y eterna danza de amor...

La luna nos invitaba...
más la suerte estaba echada,
Tomando rumbos diferentes,
no volvimos a coincidir.

Mis niñerías y mi inconsciencia lo alejaron...
hoy ya es tarde para recapitular...
pero... Si se me concediera un deseo...
Pediría una nueva oportunidad...

Cada mañana y cada noche,
sus ojos en los míos y los míos en los suyos...
fusionados en un beso y abrazo infinito
compartiendo una eternidad.

Autora:
Lucía Uozumi.
(Derechos Reservados)
Mis Humildes Opiniones.