EL AMOR COMO RAZÓN DE VIDA.



Que sea el amor el que nos mueva y nuestra razón de vida, porque si tenemos amor lo tenemos todo. Amor por los demás, por la familia, por nosotros mismos, por todos los seres del planeta y todas las formas de vida.
Sufriremos la mayor transformación porque cesarán las guerras entre hermanos, el derramamiento de sangre, la explotación del hombre por el hombre y dejaremos de destruirnos unos a otros.
El amor es la senda a seguir. El perdón y el amor a uno mismo antes que nada, por permitir que las situaciones que nos causaron dolor sucedieran, y a las personas que lo infligieron.
No estamos solos aunque así lo parezca... conservemos la fe, continuemos creyendo y confiando, persistiendo, intentándolo todos los días.
La vida nos enseña por igual, más tarde o más temprano llegamos a los mismos aprendizajes, con diferentes vivencias y escenarios, pero con el mismo objetivo: Pulirnos para sacar lo mejor de nosotros, exigirnos y convertirnos en mejores seres humanos.
No permitamos que nuestro corazón albergue odio y resentimiento. Bajemos la guardia, sin ir a la defensiva, arriesguémonos y sigamos apostando por lo bueno que contiene ser humano. Conservemos la esperanza.
Autora:
Lucía Uozumi
(Derechos Reservados)
Mis Humildes Opiniones.