GRATITUD, NOBLEZA DEL ALMA.



Por lo general solemos quejarnos de lo que carecemos, de las injusticias cometidas en nuestra contra... las circunstancias que afrontamos, y en algunas ocasiones maldecimos nuestra realidad.
Sin apreciar las virtudes y fortalezas que poseemos, y las bendiciones presentes en nuestro diario vivir.
¿Cuántas veces nos encontramos refunfuñando, obviando de la dulzura, las muestras de cariño y afecto que nos profesan las personas que están a nuestro lado?.
Cuando permitimos que el egoísmo, el odio, la envidia, la critica, los juicios de valor gobiernen nuestra vida, sin reconocer nuestros defectos y equivocaciones. Es más fácil culpar a los demás que asumir la responsabilidad de nuestros actos. ¿Por qué razón nos enfocamos en lo que está mal en lugar de resaltar lo mejor de cada uno, y agradecer?.
Agradecer por:
Por la salud, caminar, ver, ocuparnos de nuestro propio bienestar y el de los que conforman nuestro entorno familiar.
Por respirar, besar, abrazar, sonreír, hablar, pensar... por la amistad, el amor, el cariño, el afecto, las muestras de aprecio y solidaridad...
Dar gracias por el milagro de estar vivos, por permitirnos sentir amor por nosotros, y como lógica consecuencia, por los demás seres del planeta.
Por la oportunidad de empezar de nuevo y no darnos por vencidos. Ver lo positivo de todas las situaciones que aunque en su momento pudiesen parecer negativas, siempre nos proporcionan aprendizajes exigiéndonos dar lo mejor de nosotros mismos.
Por poder disfrutar de una puesta de sol, de un amanecer y de todos los regalos que Dios y el universo nos ofrecen cada día, pero que a veces en nuestro egoísmo y autocompasión perdemos la capacidad de ver y apreciar.
Las vidas perfectas no existen. Cada uno esta inmerso en su mundo tratando de superar los obstáculos que el hecho de existir ofrece, de ser y dar lo mejor, entregándose... Viviendo desde y para el amor.... porque al fin ha comprendido que éste es el único camino y la única respuesta. El amor, la paz interior... En armonía con todas las formas de vida, estando plenamente agradecido y satisfecho con Dios, con el universo y manifestándolo en cada acto que realiza.
Autora:
Lucía Uozumi
Mis Humildes Opiniones.
(Derechos Reservados)



GRATITUD, NOBLEZA DEL ALMA. - (c) - Lucía Uozumi Gómez