ALTERNATIVAS SALUDABLES. JENGIBRE


El maravilloso jengibre, imprescindible en la cocina y como alternativa para recuperar la salud.
Es un magnifico ablandador de carnes rojas y blancas e imprime un sabor extraordinario a cualquier preparación culinaria.

Les dejo una sencilla preparación para la tos, las flemas y la afonía.

TÉ DE JENGIBRE, MIEL Y LIMÓN.

2 litros de agua.
30 gms de jengibre con su corteza, lavado y bien limpio.
Miel de abejas al gusto. La puede sustituir por azúcar morena (panela) o miel de arce.
Jugo de limón. (2 cucharadas para cada taza de té)

Preparación.

1. Ralle o corte en tiras o lascas delgadas y finas, el jengibre  con su corteza incluida.
2. Caliente el agua y llévela hasta la ebullición. 
3. Adicione el jengibre rallado al agua herviente, tape la olla y cocine a fuego lento durante 20 minutos. 
4. Apague el fuego y espere hasta que el té esté tibio o haya alcanzado una temperatura de 42 °c.
5. Cuele la infusión, tápela y resérvela. 
6. Sirva 150 mililitros de té de jengibre en una taza, adicione 2 cucharadas de limón, (40 mililitros)  y endulce al gusto, con miel de abejas, o miel de arce o en su defecto con azúcar morena.

Nota: Es importante que se cueza a fuego lento, y que el preparado este tibio al momento de agregar el jugo de limón, para no desnaturalizar los componentes de la mezcla y no se pierdan sus propiedades terapéuticas. 

Este té se puede preparar en la mañana e irse ingiriendo a lo largo del día, las veces que se crea conveniente.  Es un aliado excelente para los cantantes de ópera que necesitan recuperar su voz, en un momento de emergencia o en una afonía crítica, y es una alternativa saludable para aquellos que por una u otra razón deciden no consumir la medicina tradicional.

JARABE DE JENGIBRE.

10 gramos Ralladura fina de jengibre con corteza. (El jengibre debe lavarse con antelación) 
2 cucharadas de limón fresco y 100% puro. 
2 cucharadas de miel de abejas o miel de arce.


Preparación:

1. Tomar la ralladura fina y fresca de jengibre con corteza, colocarla en una gasa o en una tela fina, limpia y exclusiva para esa preparación; enrollar la tela  y exprimirla hasta obtener 2 o 3 cucharadas de jugo de jengibre. 
2. Adicionar al jugo de jengibre la miel y el jugo de limón.
3. Mezclar hasta homogeneizar bien la formula anterior.

4. Guardarla en un recipiente que no deje pasar la luz, y refrigerar.  Permanece estable durante dos días  en refrigeración, después debe desecharse.

Dosis: 

Tomar dos cucharaditas 3 veces al día, si tiene flemas, dolor de garganta, tos, afonía y congestión nasal.

Nota: Es mejor preparar la cantidad diaria a utilizar.

Precauciones:

Embarazadas, lactantes y personas con condiciones especiales o enfermedades críticas, consultar a su médico con antelación.

Esta alternativa es para todos aquellos que deseen una opción natural y no requieran medicación especial o tengan serios problemas médicos.
Cada persona debe observar discreción y evaluar si es bueno o no para su estado individual.

Nota: 

El jengibre debe utilizarse con corteza para potenciar  y aprovechar al máximo sus propiedades medicinales y nutritivas.

Autora:

Lucía Uozumi.
Licenciada en Química, Farmacia y Biología.
Maestría en Salud Pública.