MANTO DE NOVIA

Se asoma y observa la inmensidad de la noche. 
Sus mejillas se sonrojan, siente sus latidos 
agitados y el leve temblor que la embarga. 
Devuelve sus pasos y se esconde tras una nube.

Una estela de plata la cubre 
como manto de novia.  Avanza 
con lentitud y se posa cerca de 
tu ventana, esperando por ti. 
¡Mírala, está ahí, a tu lado, 
descorre la cortina y déjala pasar!
¡Feliz Noche. Dulces sueños, mágico despertar!
Con amor,
Lucía Uozumi.