DESDE MI CORAZÓN ... GRACIAS

Doy gracias a Dios por todas las experiencias compartidas, por los momentos gratos y otros no tanto, pero que de alguna manera nos hicieron crecer juntos.
Durante este tiempo he aprendido a quererlos y los llevo en mi corazón.

 La vida nos lleva por caminos diferentes, pero no por ello dejo de quererlos, recordarlos y desearles que Dios los cubra con su manto sagrado, que ilumine siempre sus vidas, que valoren lo importante que no es visible a los ojos, que tiene que ver con los sentimientos y las cosas del alma.
Doy gracias  a todos,   por  el tiempo compartido, por leerme,  comentar mis humildes escritos,  por ver mis vídeos.

 Por apoyarme, por estar cerca de mi corazón cuando Japón vivió momentos difíciles, por los que estuvieron conmigo cuando no me  encontraba bien,  a aquellos que me escribieron para tratar de alegrarme y hacerme sentir que era importante para ellos y que me tenían tanto afecto como el que yo les profeso.
Por los consejos salidos desde el corazón y que tenían como única finalidad, hacerme llegar su afecto.

Como dice una amiga mía:
" El destino une y separa a las personas,  pero no existe ninguna fuerza que sea  tan grande  que haga olvidar a las   personas que  por algún motivo, algún día nos hicieron felices"...
 Hay un momento en la vida que tú sabes quien es importante para ti, quien nunca lo fue, quien ya no lo es  y quien lo será siempre.
Gracias por los buenos momentos compartidos, por todo su cariño y afecto, por estar siempre para mi, por su amistad a toda prueba.
Desde mi corazón, deseo fervientemente que sean muy felices.
Un afectuoso y cálido abrazo.
Su amiga por siempre,
Lucía