¡!CONECTARNOS CON NUESTRA ALMA, CON NUESTRO SER INTERIOR , DEJARNOS GUIAR¡!

Recordar nuestra naturaleza  y  esencia divina, encontrar nuestro centro y  equlibrio, y  nuestra paz, es nuestra misión.
Lo externo no exite, todo es ilusión, lo valioso, e importante, esta únicamente en el corazón.
Las verdades y  las respuestas nosotros las tenemos, solo necesitamos escuchar,  guiarnos por nuestra intuición, porque ahi  está,  y así  habla Dios.
"Detras de cada herida hay grandes ensenanzas," Es escuchándos que podremos salir avante de cualquier eventualidad. Si se persevera y se actúa en consecuencia, el éxito está asegurado.
¿Cuantas veces la vida no nos enfrenta ante situaciones, para las cuales no estamos preparadas, o que pensamos que no vamos a poder salir adelante?
Luchamos, pero, el destino se complace en enfrentarnos una y otra vez, ante pruebas aún mayores que las anteriores,  y una piensa: 
¿Que esta pasando?¿ Por que a mi? 
Las épocas oscuras, sin ver la luz, llenas de tristeza, melancolía, de dolor y sufrimiento, así como las felices, son igualmente necesarias, para templar el alma. Para aprender a valorar lo que es imprescindible, y encontrar a Dios en nuestro interior.

Todos hemos pasado por estas situaciones, nadie esta exento de ellas, forman parte de la naturaleza humana, hay días así, y es humano también padecerlas. Al final, salimos fortalecidos.  
Todo tiene un objetivo, hacernos crecer,  fortalecer nuestro ser interior. Dios no nos sometería a  circunstancias, que no seamos capaz de sobrepasar, si tenemos tesón, perseverancia, cualquier imposible, posible puede ser, porque las barreras perecen ante la  poderosa fuerza del corazón, que lucha y persite, aún en contra de la lógica y la razón.
Todo tiene su razón de ser, nada es para siempre, aún lo más difícil, también pasará.  Los días grises se irán,  luego, como un milagro, llegará el sol, para calentarnos, para inundarnos de fuerzas renovadas, sanar nuestras heridas, llenarnos de esperanzas, encontrarle sentido a la vida, aprender de nuestros errores y fracasos, creer y sabernos  merecedores de todo lo bueno que tiene Dios para nosotros. Porque somos merecedores  de amar y ser amados, ser respetados  y valorados, no padecer sufrimientos, ni necesidades de ninguna índole, somos merecedores de todos los regalos de vida, solo tenemos que sentirnos así. Entonces el universo nos devolverá lo que estamos convocando.
 Tenemos el derecho de ser libres, de ser felices, de tener una vida digna, en concordancia con todos los seres del planeta. Que este mensaje que siempre ha estado, pero que ahora se hace mas actual y más verdadero, llegue a nuestros corazones, y que cual semilla, germine, se expanda a todos y cada uno, transformando nuestros pensamientos y acciones, en favor de la humanidad.
Lucía