ALAS DE MARIPOSA.

El presente microrelato fue escrito para participar en el concurso: Microfantasy, organizado por el Circulo de Escritores.


El viento aullaba como una jauría de fieras salvajes y el frío rompía sus carnes entradas en años.

Tras intentos fallidos la tenue llama de la lámpara de keroseno iluminó el recinto. Avivó la chimenea, se recostó y segundos después se quedó dormido.

Un quejido lastimero lo sobresaltó.

—Ayuda...
Alarmado, se dirigió a la puerta y buscó el origen de los lamentos.

Con cuidado, tomó la minúscula criatura y la depositó en un cojín; la frente le ardía y estaba inconsciente. 

Secó sus cabellos empapados y la cubrió con mantas. Preparó un brebaje pastoso y amargo que le introdujo en la boca. 

Tres días pasaron hasta que por fin abrió los ojos. 

Agradecida, desplegó sus alas casi transparentes, hasta posarse en las manos del anciano.

Miró sus ojos tristes, leyó  su alma y  le susurró  al oído:  «La luz está en ti, vuela en paz».

Las cortinas de tela blanca se movieron con suavidad, un leve perfume  a rosas impregnó el ambiente y su breve figura se desvaneció.

El viejo entró en un extraño sopor,  levantó la vista, entonces, la vio.

Su amada esposa Sofía venía a su encuentro. Ella lo tomó de la mano y lo condujo a la eternidad.
Autora:
Lucía Uozumi
(Derechos Reservados)
Copyrighted.com Registered & Protected 
KC9S-4OP2-BLUM-M8BY