DISCÚLPAME PERO NO...



Discúlpame, pero no...
No necesito permiso
para amarte sin condición...
Para decirte la verdad de mi corazón...


Expresarte sin reservas que:
Lo único que he deseado fervientemente es que tú...
Solo tú, abrieras tus brazos y me dejaras entrar ahí...
en el centro de tu pecho....
que me abrazaras, que yo te abrazara...
y me susurraras al oído:"Dulce amada mía".

Discúlpame, pero no...
No resistiré la tentación...
Soñaré que me llevas contigo a donde vayas...
Y yo te llevaré conmigo de igual manera.

Discúlpame pero no...
No desperdiciaré la ocasión...
de enamorarte sin razón...
De conquistarte...
y ser la flecha que dé en el blanco de tu corazón.

Discúlpame pero no...
No pondré freno a mi imaginación...
Soñaré que deseas besarme y hacerme el amor...
Fundidos eternamente...
Tú en mi y yo en ti...
En una eterna experiencia religiosa...
Con alma, mente, cuerpo, espíritu y corazón.
Por los siglos de los siglos, Amén.

Discúlpame pero si...
Es mi derecho...
Soñar lo que mi alma
fervientemente desea
Autora:

Lucía Uozumi
(Derechos Reservados)